Aplastando jardines en comunidad



Aplastando jardines en comunidad


Hoy esa niña no canta
y un sacerdote no reza por ella
porque quizá él sea el culpable de su silencio.

Su flor,
tan bella,
risueña y con color.
Hoy degradada y desgastada,
sin pétalos ni tallo.
No tuvo espinas;
aún no le crecían.
La cambiaron de su jardín
a un inmundo basurero,
y hoy su piel tan blanca
varía entre tonalidades rojas y moradas.

¡PUTA!
es lo que se aclama por la calle
pero nadie sabe de lo sucedido,
solo aquellas sábanas sudadas,
manchadas con esperma y sangre.

Pocas veces el milagro es tan hosco,
lo que ansían tantas parejas
hoy es la cruel burla del destino
azotando a la pobre princesa.

Es inocente, y ella también,
pero la sociedad, sea cual sea su decisión,
los martirizará por ello.

Hoy ella no canta,
y sus lágrimas llenan la tina
de algún nuevo impostor.
Ofreció ser su salvación,
pero tras un mes no descubrió más que abusos y dolor.

Antes ella bailaba,
antes no había retratista capaz de plasmar la sonrisa que se formaba en sus labios,
antes sus ojos irradiaban vida y esperanza.
Hoy su cuerpo tan hurgado por demonios yace en medio de la plaza,
hoy su sonrisa no se hace presente,
hoy su vida y esperanzas se han topado con un punto que no permite más letras.

A lo lejos se ve un auto levantando polvo,
mientras la gente la rodea.
Pobre niñita…
es lo que se murmura,
pero ya tarde se acordaron de ella.
Las mismas bocas que la despreciaban
hoy piden por su alma.

Hoy ella no canta, pero sí las viejas de alrededor,
mientras le oran a un Dios que hace mucho,
como ellas,
la olvidó.

Entre el color rojo
que opaca el azul de sus hermosos ojos
aún se puede ver cómo se preguntan
entre lágrimas que no alcanzaron a salir
¿Qué fue lo que pasó?

Mientras,
por aquellas mismas avenidas,
caminan otras princesas,
las mismas que con sollozos y miradas perdidas suplicaban ayuda
las mismas a la que tanto tú como yo ignoramos
y hoy quién sabe en qué abismo y suplicio es que yacen.



-FITN    

Comentarios